Historia

En el año 1991, un grupo de profesionales con una experiencia promedio de quince años al servicio de la persona con discapacidad, pusimos todos nuestros conocimientos para un nuevo desafío: “poner en funcionamiento un Hogar Diferente”.

Ese grupo comenzó planteándose qué tipo de patología atender, que nos permitiera brindar toda nuestra experiencia. Por ese motivo pensamos en un Hogar para pacientes con Parálisis Cerebral Severa. Así encaramos primero la construcción de un edificio acorde a las necesidades de nuestros asistidos. Ese fue nuestro primer escollo, ya que no había mucha información como la hay ahora, pero gracias a la ayuda de arquitectos y colaboradores, pudimos desarrollar un proyecto ambicioso. La capacidad en ese momento era para 16 internos.

Arrancamos con toda la esperanza puesta en nuestro Hogar, el que todavía no tenía nombre. Elegimos CON-VIVENCIAS, porque en este proyecto cada uno de los integrantes ponía en manos de todos, sus vivencias y su profesionalismo para el beneficio de todos los que las necesiten.

Una vez que se abrió el Hogar, empezaron a surgir pedidos para una prestación que nosotros no habíamos pensado: era la de jornada doble. Así y ya funcionando, comenzamos con la primera ampliación que benefició a todos aquellos que necesitaban concurrir de lunes a viernes con jornada doble. Tiempo después, debido a la gran demanda y acompañando el crecimiento de la institución, construimos más habitaciones, aulas y un comedor para recibir una mayor cantidad de pacientes, brindando el máximo confort posible.

CON-VIVENCIAS, no solo fue creciendo ediliciamente, sino también a nivel humano, pues se fueron sumando distintos profesionales, creando así las diferentes áreas para una mejor atención, personal de enfermería, asistentes, cocineras, personal de maestranza; todos encolumnados en la tarea de mejorar la calidad de vida de nuestros asistidos.